Modelos de liderazgo diferentes

Puedes leer este post en inglés aquí.

Joseph Carl Robnett Licklider nació en 1915 mientras Hello Fiasco sonaba en la radio estadounidense. En realidad, no tengo ni idea de qué canción sonaba en la radio, pero compláceme con esto. Por el bien de la historia. De niño estaba obsesionado con el aeromodelismo. Y teniendo una mente tan ingenieríl, cualquiera hubiese pensado que acabaría haciendo una carrera en Ingeniería. Pero no. Avanzando 22 años, se graduó con una triple especialización en física, matemáticas y psicología. Y acabó el Maestr en Psicología solo un año después, en 1938. El año en el que Robin Hood apareció por primera vez en la gran pantalla.

Comparte este post en 🐦 twitter o suscríbete a mi newsletter With a grain of salt para recibir un email con novedades cada cierto tiempo.

Últimamente estoy leyendo y escuchando que el liderazgo se trata de facilitar. Y eso puede ser cierto a algún nivel, pero se queda en lo superficial. Por eso quiero profundizar y compartir algunos de los modelos de liderazgo que utilizó Lick durante su carrera y que me inspiran en mi día a día.

Lidera siendo diferente

B. F. Skinner es uno de los mayores representantes del conductismo en el siglo XX. También era un imbécil. Perdón por mi lenguaje. Estoy seguro de que recuerdas a otro defensor del conductismo: Ivan Pavlov, quien hacía salivar a los perros tocando una campana. También un imbécil. De nuevo, perdón por mi lenguaje.

No quiero hablar de conductismo. Pero sí sobre el propio Skinner y la actitud de las personas que finalmente se enfrentaron a él. De la forma más inusual posible. El problema era que Skinner era un fanático y una celebrity mediática. Sus seguidores lo aplaudían y lo adoraban. Su influencia era tan grande que a finales de la década de 1940, o eras conductista o tu reputación laboral se veía profundamente afectada.

Por ese entonces, Lick trabajaba en la Universidad de Harvard como investigador y profesor en el Laboratorio Psicoacústico. Él pensaba que el conductismo era una forma incompleta de estudiar y comprender a las personas. Sostenía que una forma más sistémica de estudiar la “mente” era más apropiada. Y todo esto mientras los conductistas prohibieron la palabra “mente” del vocabularío del día a día.

Junto con William McGill, Lick tenía unas ideas un poco diferentes. Innovadoras. En un entorno hostil gobernado por un imbécil autoritario con una horda de seguidores. ¿Qué hicieron Licklider y McGill? Nada. Literalmente ignoraron por completo a los conductistas.

Seguimos nuestro propio camino y pensamos que era una pena que estuvieran perdiendo esta oportunidad de entender lo que estaba pasando. - William McGill

Con un enfoque más sistémico, Lick estudió durante muchos años la forma en que las personas interactúan con las computadoras. Y luego nos trajo, entre otras cosas, Internet. Fue realmente el primero en dedicarse a UX. Un pionero.

McGill y Lick se enfrentaron a Skinner al hacer un trabajo increíble y revolucionar la forma en que las personas se comunican e interactúan. Y no necesitaron ser los protagonistas de interminables debates en Twitter. Pero en la año 1950, justo después del estreno de Destination Moon, Lick marchó hacia el MIT para trabajar en un proyecto muy, muy peculiar.

Lidera habilitando a otras personas

La guerra fría se estaba calentando. Y los Estados Unidos, siendo los Estados Unidos, invirtieron una inmensa cantidad de dinero en tecnología de radar. Sobre todo porque tenían miedo de que los rusos les bombardearan. Por eso Lick fue al MIT en 1950. Para trabajar en el proyecto SAGE, que era una red de radar controlada por computadoras primitivas. Lick era el jefe del equipo que se ocupaba de los factores humanos. Lo irónico es que Estados Unidos nunca supo si la inversión que hicieron valió la pena porque los rusos nunca les atacaron. O al menos eso es lo que nos enseña la historia. Pero ese concepto de personas que interactúan a través de una red de computadoras le voló la cabeza a Lick. Y lo marcó para siempre.

En 1957, por primera vez, Lick se incorporó a una empresa privada: BBN Technologies. Aprendió sobre el time-sharing que era como Google Stadia: las computadoras estaban en algún lugar de la nube y las personas compartían el tiempo de procesamiento. Aunque nadie hablaba de la nube por aquel entonces. La diferencia es que en ese momento lo único que la gente tenía para conectarse a la computadora era una especie de máquina de escribir. Un teletipo o télex. Considerando que el líder de la industria era IBM vendiendo mainframes, el time-sharing fue muy innovador por aquel entonces. Permitía que las personas sin acceso a una computadora pudieran usar una sin tener que comprarla. Licklider fue un actor clave para la democratización de la informática. Un ejemplo de su impacto es Bill Gates, que probó por primera vez la programación con BASIC en un PDP-10 al que su escuela tenía acceso con time-sharing.

Viajando a 1962 con Elvis Presley tocando de fondo, Lick volvió a trabajar para el Departamento de Defensa como Director de la Oficina de Técnicas de Procesamiento de Información. Lick es el responsable de que estés leyendo esta publicación ahora mismo. De verdad. Porque le habían dado dinero para invertir. Y Lick no miraba las cosas con lupa. Encontraba personas brillante y les daba dinero. Mucho dinero. Mientras lo que hicieran tuviera algo que ver con la informática, no importaba si sería de alguna utilidad o no. O si el proyecto tenía sentido. Lick regaló dinero a universidades y a empresas privadas. Abrió las puertas de los fondos del Departamento de Defensa. Time-sharing, gráficos, computación interactiva, etc. Lick financió los proyectos más locos (para ese momento). Sin esa financiación, el modelo de IBM habría continuado durante muchos años, la computación personal no habría florecido y ni tu ni yo habríamos nacido.

Si lideras un equipo, dales una visión e intenta hacer lo que sea necesario para que puedan seguir trabajando en lo que te importa. Si necesitan dinero, obtén la aprobación de ese presupuesto. Si necesitan más personas, traelas al equipo. Si necesitan tiempo, hazlo realidad.

Lidera inspirando

Al año siguiente, Lick envió un memorando a todos sus amigos en la universidad y en empresas privados titulado Members and Affiliates of the Intergalactic Computer Network. Su idea era conectar todos los diferentes sistemas que estaba financiando. Quería crear una red intergaláctica de computadoras. Y empezó a financiarlo.

ARPANET no fue accidental. Pero tampoco fue premeditado por el Departamento de Defensa. Lick usó la excusa de “una red de comunicación resistente a un ataque nuclear” porque el Departamento de Defensa le obligaba a financiar proyectos con un propósito de defensa. Pero la realidad es que todo lo que le importaba a Lick era construir una red para crear una especie de simbiosis entre humanos y computadoras. Escribió sobre ese tema en los 60 y nunca dejó de trabajar para acercar la interacción entre humanos y computadoras. No fue él quien finalmente le dio vida a la ARPANET en 1969 porque ya no trabajaba para el Departamento de Defensa. Pero definitivamente, fue él quien inspiró a toda una generación a construirla.

Si lideras un equipo, expresa tu visión y reúne a personas que la compartan. Trata de mejorar tu estilo de comunicación. Pon especial atención a las palabras y cómo expresas tus ideas. Sé un soñador pero no vendas humo. Sé optimista con positividad todo el tiempo.

Lidera para que alguien te sustituya

Licklider dejó ARPA en 1964, el año de Pretty Woman. Pero antes de irse encontró a su propio reemplazo: Ivan Sutherland. Tenía 26 años en ese momento. Bob Taylor fue contratado como asistente de Sutherland en 1965 y se convirtió en director en 1966.

Lick nunca se quedaba demasiado tiempo trabajando en un proyecto. Y rara vez terminaba los proyectos que iniciaba. Sobre todo porque su misión principal era encontrar personas talentosas y trabajadoras, inspirarlas e infundirles su visión. Se aseguraba de que otras personas estuvieran trabajando para hacer realidad sus sueños.

De alguna forma Lick entendió muy temprano que las computadoras se tratan en realidad de personas. Y tenía razón. Una carrera exitosa en el mundo tech no se trata de las computadoras ni del código. Se trata de la gente.

Si lideras un equipo, mentoriza y haz crecer a otras personas. Esto es algo que uno de mis managers me dijo una vez. Liderar con el objetivo de que alguien te sustituya. Es una de las mejores formas de crecer. Si logras que otras personas se preocupen lo suficiente por lo que a ti te importa, podrás seguir adelante cuando estén listos para reemplazarte.

Comparte este post en 🐦 twitter o suscríbete a mi newsletter With a grain of salt para recibir un email con novedades cada cierto tiempo.